Archivo de la categoría: Biblioteca

Aquí iremos publicando textos para compartirlos con quien quiera con la intención de formarnos un poquito más allá de las aulas.

Ciencia y fascismo

Estándar

Dar por supuesta la neutralidad de la ciencia es el peligro sobre el que descansan todos los posibles malos usos de la misma; también de la medicina.

Intentar desentrañar, por tanto, los intereses que la mueven, la constituyen y la integran en el resto de una cultura como la de Occidente, es una tarea necesaria y preventiva.

A continuación os dejamos el enlace a una serie de artículos donde se refleja la realidad del racismo y el peligro siempre constante de caer de nuevo en errores que la Historia ya conoce; el fascismo sólo sería uno de ellos.

Swedish inquiry about racism. The blue and yellow glass house

What are we to make of the concept of race?

Confusions about race: A new installment

Policía ficha gitanos

Suecia Número Z

Suecia Libro negro

Gitanos obsesion francesa

Ministro Francés

Bruselas amaneza a Francia

Dureza contra los gitanos

Aurora Dorada

 

La medicina y su sombra

Estándar

LA MEDICINA Y SU SOMBRA

 

Soy médico, aunque hace mucho tiempo que no intento curar a nadie, ni salvar vidas. Muchos hay que pueden hacerlo mejor que yo, y no pocos de ellos están sin trabajo o subempleados.

 

Soy profesor; formo a futuros médicos o al menos lo intento. Tengo unas tareas docentes encomendadas; intento desempeñarlas de la manera más correcta.

 

Lo que más me importa transmitir no está en el programa oficial, y sólo de tanto en tanto puedo colar algo de esto de rondón, aprovechando alguna conexión que no todo el mundo establece.

 

Este blog, creado y mantenido por amigos y por desconocidos hacia los que me siento afín, me va a permitir hablar de la medicina y su sombra.

 

Utilizo aquí la palabra “sombra” en una doble acepción: la más común, según la cual nada hay en el mundo que en algún momento no oculte la luz, y otra técnica, procedente del lenguaje de la psicología analítica de Carl Gustav Jung, para la que “la sombra” representa –simplificando bastante su significado- lo negado, rechazado, reprimido, por ser tenido por malo, inaceptable, intolerable, de modo que al no enfrentarse a ello crece y adquiere un poder destructivo. La medicina, como toda obra humana, tiene también este tipo de sombra. Y por desgracia la educación que los futuros médicos reciben es demasiado políticamente correcta; es decir, no hace frente a la sombra.

 

Tengo mis ideas acerca de cuándo, cómo y por qué esta sombra comienza a hacerse patente y a enseñorearse de una buena parte del campo; pero prefiero comenzar por algo más concreto, más inmediato, ceñido a nuestro presente y aventurado a mirar hacia el futuro inmediato. Y sobre todo, intentaré evitar un exceso de “opiniones personales”. De hecho hoy voy a limitarme a recomendar una lectura, de la que subrayaré lo que, en esta perspectiva, considero esencial. He aquí la referencia, de título, sumamente explícito:

 

Carl Amery. [1998] Auschwitz, ¿comienza el siglo XXI? Hitler como precursor. Madrid, Turner/ Fondo de Cultura Económica 2002.

 

¿Comenzó el siglo en el que vivimos en los días de Auschwitz? Nuestro presente, ¿es, de algún modo, la continuación –una continuación larvada, imperceptible- de “aquello”? ¿Puede volver a ocurrir algo de las dimensiones de “aquello”? ¿O quizá no ha dejado de ocurrir? Veamos algunas de las tesis sostenidas en el libro:

 

– Que el Tercer Reich formaba parte de una tendencia evolutiva que surge como muy tarde con la secularización, la industrialización y el auge del “factor productivo ciencia”.

 

– Que al hilo de esta tendencia aparece un nuevo interrogante que no se debatió hasta el siglo XX como predicamento of mankind, como “dilema de la humanidad”, y que en el siglo XXI se convertirá en una cuestión existencial irrefutablemente concreta: la cuestión de las condiciones que requiere la continuidad de nuestra especie en un planeta limitado.

 

– Que Hitler intentó anticiparse a este interrogante y que trató de darle respuesta a través de un programa asesino que ejecutaría un pueblo superior y que pretendía apoyarse en un “reino de mil años”, es decir, en un lapso marcado no por la historia humana sino por el devenir natural.

 

– Que, por una parte, este programa prometía al pueblo superior poder y bienestar a través de una agresión permanente, al tiempo que contrarrestaba la limitación de los recursos del planeta mediante el correspondiente sometimiento y diezmo de los pueblos esclavos.

 

– Que esta tétrica lógica aportó mucho a la capacidad de imposición de las ideas nazis, puesto que desde hacía generaciones la crítica de la civilización de los alemanes (y no sólo ésta) había pasado de esgrimir argumentos y estados de ánimo romántico conservadores a posturas propias del biologismo y del socialdarwinismo, o al menos se vio reforzada por estos.

 

– Que sería una ingenuidad imperdonable presuponer que las próximas décadas y generaciones no pudieran revivir dicho programa, purgado de su craso diletantismo y revestido de un brillo y vocabulario científicos.

 

Encuestas realizadas en los últimos años señalan que los ciudadanos desconfían enormemente de los políticos –lo que, en las actuales circunstancias parece poco reprochable- y ponen a la cabeza de las listas de respetabilidad y credibilidad a los científicos y a los médicos. Y no hay que olvidar que todo el horror que se emblematiza en la palabra “Auschwitz” fue orquestado por discursos científicos –no entro a opinar sobre su validez; por científicos se tenían y eran tenidos por muchos, entre otros por el pueblo que eligió al partido nazi- y médicos. Auschwitz fue, sin duda, la más terrible emergencia de la sombra de la medicina.

 

El caso es que hoy el pueblo llano sigue confiando en los científicos y en los médicos. Me apresuro a señalar que pienso que, de momento, hace bien; pero hay que tener mucho cuidado con lo que esos grupos de seres humanos representan, y que suele enunciarse con respetuosas mayúsculas: la Medicina y la Ciencia. Obsérvese del papel atribuido por Amery a la ciencia, y en concreto a las ciencias de la vida, en la tragedia del siglo XX. Su condición de saber cierto les dotaba, a ojos de la población, en las portadoras del nuevo dogma. Una de las partes más interesantes de la obra de Amery, el capítulo V, lleva por título “El eje, o la reina cruel de toda sabiduría”. En él se trata “la política como programa inspirado en la historia natural”, “el programa eugenésico” y la deshumanización biologicista del enemigo como “el bacilo mortal”. Todo ello, en nombre de “La reina mística de Hitler”: “Pero la instancia última y el eje del pensamiento hitleriano es, por supuesto, la naturaleza, o más bien lo que cree que es. Si en algún punto de Mi lucha cabe escuchar algo así como veneración o temor, o incluso perruna devoción, es en los pasajes en los que apela a esta diosa, “la cruel reina de toda la sabiduría”.

 

Nota bene: En el segundo de los párrafos citados sólo falta, aunque se intuye, la palabra “sostenibilidad”.

 

Luis Montiel

 

Textos de medicalización en la cultura.

Estándar

De  la mano de los textos de  farmacrítica, os dejamos estos muy relacionados, acerca de la progresiva e insistente tendencia en nuestra cultura a dominar la vida con categorías de enfermedad y riesgo.

– Prevención cuaternaria.

– Abusos médicos preventivos y curativos.

– La invención de enfermedades mentales.

– Disfunción eréctil. Pzifer (Artículo en inglés).

– Disfunción sexual femenina, promoción de la enfermedad y activismo resistente. (Artículo en inglés).

-¿Cómo los medios nos hacen sentir enfermos? (Artículo en inglés).

– Combatiendo la promoción de enfermedades (Artículo en inglés).

– Limitación del esfuerzo diagnóstico.

Textos de farmacrítica.

Estándar

– Los crímenes de las grandes compañías farmaceúticas (Teresa Forcades).

– Uso racional de medicamentos (Societat Valenciana de Medicina Familiar i Comunitària).

– Prescripción científica en atención clínica diaria (Juan Gérvas).

-Laboratorio de médicos (capítulo 1. Miguel Jara).

– Guía de la buena prescripción (OMS).

-¿Es importante la marca? (Ermengol Sempere Verdú).