Es una pala mecánica lo que no oyes

Estándar

barracón

 

Una pala excavadora destruye en un momento muchas cosas a la vez. Destruye chabolas que llevan 7 años en pie. Destruye muros que simbolizan una lucha por tu dignidad al anunciar que tenemos un plan. Destruye las casas de 30 niños, y de 14 adultos. Destruye el trabajo de muchas personas, y el lugar donde muchas más viven cada día. Su hogar.

Tarda poco y después, se va. Se retira con la misma cadencia mecánica con que llegó. Conducida por un trabajador más que, como el policía o el funcionario del ayuntamiento, también simples trabajadores, tan sólo hace su trabajo. Son órdenes. Nadie quiere hacer lo que se hace. Sin embargo, se hace; con gran eficacia, por cierto.

 

Era el día en el que trasladaban de sitio el barracón de obra que hace las veces de escuela, de oficina, de centro de reunión. Era ese día cuando, cumpliendo su trabajo, unos simples trabajadores hicieron horas extra destruyendo hogares y ejerciendo violencia sobre todo lo que no estaba especificado en las órdenes que cumplían.

 

Una mañana más, despertamos con noticias de derribos. Y no son en Palestina. O quiźas, no sólo.

 

Yaa3xanVAQelUor0ky_u6-dnILByEDtg1ictZ9zMOwA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s